Para los que vieron el final de la serie Lost sabrán que hubo una pelea entre Jack (Matthew Fox) y el “Hombre de negro” (Terry O’Quinn) que tiene lugar en el borde de un precipicio. Siete años más tarde, los showrunners de la ficción, Damon Liendelof y Carlton Cuse, han revelado en una entrevista a Entertainment Weekly la idea que habían pensado en un principio y aunque la pelea se mantenía, el escenario no era el mismo.

Damon Liendelof y Carlton Cuse han desvelado que querían que el final de la serie terminase con una pelea en un volcán en plena erupción.

El volcán permaneció en el borrador hasta que los productores comenzaron a desarrollar las tramas finales de la serie. La premisa que se desarrolló con el tiempo fue la mención en varios ocasiones de volcanes en su primera temporada. Para la temporada seis, los escritores tenían pensada la idea de que en la isla pasaban todo tipo de cosas malas:

“La pregunta siempre fue: ¿cómo visualizas y dramatizas la idea de que la isla es todo lo que separa al mundo del infierno y sus consecuencias?, “Y la respuesta fue el volcán. Queríamos tener un montón de actividad sísmica. Y, finalmente, la idea era tener esta batalla entre las fuerzas del bien y el mal, representadas por Jack y El Hombre de Negro, en medio de un montón de magma ¡Magma volando por todos lados!”

afirma Damon Lindelof.

Sin embargo, los responsables de la serie no pudieron justificar el alto costo de transportar al elenco y al equipo realizador a un volcán hawaiano para filmar la escena, así que optaron la solución que se ve al final de la serie.

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →