Better Call Saul es una serie derivada que tiene sus peculiaridades. El protagonista Saul Goodman (Bob Odenkirk), por ejemplo, es tan diferente del personaje que nos encontramos en Breaking Bad que no tiene sólo uno, sino otros dos nombres: Jimmy McGill y Gene. El drama cuenta la historia de Jimmy McGill, que inevitablemente se convertirá en ese abogado estafador Saul Goodman que vimos en Breaking Bad. Creado por Vince Gilligan y Peter Gould, la 3ra temporada comienza con el pie en el acelerador para reanudar inmediatamente los hechos que terminaron el segundo año y avanzar en ellos a una velocidad que, al menos a juzgar por el primer episodio, es más intensa que lo que vimos en las dos temporadas anteriores.

Nos encontramos a un Chuck (Michael McKean) mucho más decidido a vengar la traición de su hermano comprometido con el caso del cambio de documentos con la institución bancaria Mesa Verde. Esto, por cierto, parece ser el evento principal que va a “empujar” a Jimmy para el lado más oscuro de la práctica legal. Incluso un profesional que quiere hacer el bien (representado por su especialidad: Ley para los ancianos, y la sociedad que forma con Kim (Rhea Seehorn)) indican claramente que el abogado está pisando un camino de no retorno. Al mismo tiempo, su compañera de oficina comienzan a darse cuenta de que tienen un concepto flexible y potencialmente peligrosa de la ética y moral que no comparte de Jimmy, algo que con el tiempo, inevitablemente, los alejará a ambos (después de todo, nunca fue mencionado en la serie de Walter White).

Better Call Saul sigue también técnicamente impecable como la serie original, con planos meticulosamente plaenados e historias contadas con cuidado, enriquecer la narración. Esta es también la forma en la serie para reafirmar que Mike, en paralelo y sin darse cuenta, va hacia tiempos más oscuros. Por otra parte, el cuidado de la serie con el viaje particular vivido por el gran Jonathan Banks es una de las más destacadas de la serie. Meticuloso, astuto y siempre por delante de sus torturadores, Mike comienza el 3×01 en la posible reunión, muy esperada, con el que se convertirá en una de las figuras más emblemáticas y prominentes de ambas series, Gus Fring, que eventualmente se reveló con toda la reverencia  y protocolo que su regreso a la pantalla requiere.

Better Call Saul tenía todo para ser una precuela sin grandes aspiraciones, pero gracias a los esfuerzos de sus directores no sólo justifica su existencia, sino que también expande el universo creado por Breaking Bad, con una trama cada vez más coherente y siempre respetando su material de origen. Y si las escenas ambientadas en el “futuro” nos demuestran que todo va a estar absurdamente mal, ya queremos ver los 10 episodios que muestran el paso a paso de una tragedia personal.

La tercera temporada de Better Call Saul se estrena, a nivel mundial, los días Martes en Netflix.

EXCELENTE
9.0 10
[Primeras Impresiones] Better Call Saul, 3ra temporada Better Call Saul tenía todo para ser una precuela sin grandes aspiraciones, pero gracias a los esfuerzos de sus directores no sólo justifica su existencia, sino que también expande el universo creado por Breaking Bad
historia 9.0
realización 10
actuaciones 9.0

0 Comentarios ¿Quieres opinar? →